R. O. del Uruguay-Departamento de Rocha  

   

Pesca en el Lago Sebago

 

   

 

 

Dicen que lo prometido es deuda, y es verdad, por eso quise enviarle este pequeño artículo (si se puede llamar así) a mi amigo Fernando “Sumo” Vicente, que siempre me trae tan gratos recuerdos a través de Tararira Aventura. Y no solo a mí, sino que a muchos otros como yo que estamos lejos de nuestro querido Paisito.

         Y digo que lo prometido es deuda simplemente por haberle dicho al Sr. Vicente  (algunos meses atrás), que le iba a enviar fotos de alguna pesca que hiciera por acá en USA.

         Para comenzar debo decir que la pesca la realizamos en el lago Sebago, que queda a unos quince kilómetros de donde vivo en Sufren, N.Y..

         El día se presentaba hermoso, y según el informativo, la tarde y la nochecita iban a estar más o menos a 20 grados, linda temperatura para que los Bass (Lobinas en algunos países) comiencen a arrimarse a la orilla en busca de alimento luego de un friísimo invierno.

 

 
         

Llegamos al lago con mi amigo John Brand como a las seis de la tarde, y comenzamos a hacer nuestros primeros intentos con “spinnerbaits”, muy efectivos para este tipo de pesca. Por un buen rato no tuvimos ningún ataque, excepto por este hermoso Crappie que tengo en la foto, el cual peleó de lo lindo en relación a su tamaño.

La tardecita se estaba transformando en noche y decidimos movernos unos cien metros junto a unas rocas que ofrecían lindas posibilidades. Cambié mi señuelo a un “suspending bait”, que es como una mojarra de movimiento errático que trabaja a media agua, aproximadamente a 30cm de profundidad. Luego del tercer intento me llevé el primer premio del día, un hermoso Black Bass de 2 libras (más o menos 1kg), que saltó fuera del agua al momento de morder el señuelo dando un hermoso espectáculo a los ojos. Luego de las fotos y el pesaje lo devolvimos al agua como corresponde.

                    

Seguimos intentando sin mucho éxito en este punto pero solo tuvimos ataques de algunos pequeños, los cuales por su tamaño no mordían bien el señuelo y se escapaban.

Fue entonces que nos trasladamos a un recodo donde el lago recibe agua de un pequeño riachuelo, con la esperanza de que la oscuridad atrajese a estos voraces depredadores en busca de alimento. Como el área era bastante llana optamos por cambiar  los señuelos a “top-water”, de los cuales yo utilicé uno conocido como “Buzzbaits” que me dio excelentes resultados.

 
   

El primero en recibir un ataque fue John. El pez peleaba con fuerza y saltó fuera del agua en dos oportunidades, lo fue arrimando lentamente a la orilla y con la ayuda de un medio mundo lo terminamos de sacar. Era otro Bass similar al que yo había sacado un rato antes, así que la fotito y a nadar otra vez…

El resto de la noche fue más que bueno con varios ataques, algunas capturas y otros perdidos.

Me gustaría explicar en este punto que los Black Bass son peces que aunque no tienen dientes filosos, sino simplemente como una pequeñísima sierrita en su boca, gracias a los saltos que dan en el agua y la fuerza que tienen al nadar, a veces se escapan más que los que se logran sacar.

         Esta fue una de esas noches, John perdió cinco que logró arrimar hasta dos metros de la orilla, y a mí se me fueron tres de la misma manera.

 

 

El último en sacar uno fui yo, un pez muy lindo que elevó mis niveles de adrenalina al máximo, pero que logré tener en mis manos y también dejar libre luego de la foto.

 

 
 

 

         En definitiva solo estuvimos unas cuatro horas en el lago y lo pasamos de maravilla, logramos pescar algunos y otros se nos fueron, pero lo más difícil fue explicarle a nuestras esposas porqué llegamos casi a las once de la noche habiendo prometido estar de vuelta a las nueve. Bueno, pero eso es algo que les pasa a todos aquellos que al ver un río o una laguna se les pone la piel de gallina y ya estamos más que acostumbrados a resolver.

        Me despido esperando que disfruten de este “artículo” y les mando un caluroso y fraterno saludo a todos desde Sufren N.Y., si desean escribirme o hacerme algún comentario lo pueden hacer al e-mail del pie de página.

 

Texto: Guillermo Di Caterina       E-Mail: Guillermodicaterina@use.salvationarmy.org

 

Principal Notas Moscas Equipos Técnicas
Fotogalería Naturaleza Cultura Links

Contáctanos